Stjernesymbol i menu


Símbolo 18
Los arcos de destino del ser vivo

Resumen de la explicación del símbolo 18 – Los arcos de destino del ser vivo


El ser vivo es el origen y centro del desencadenamiento de manifestación y movimiento. Por medio del despliegue de movimiento, el ser vivo crea su modo de ser. Lo fomenta con sus manifestaciones o creaciones y crea así su relación con todos los otros seres vivos. Estas manifestaciones regresan a su origen en forma de efectos. El camino que siguen los movimientos desde su origen y hacia la manifestación, hacia la vida y de regreso al origen Martinus los denomina arcos de destino. Nuestro destino es la conexión de nuestra vida actual con nuestro pasado y futuro.

Detalles centrales del símbolo:

  • El triángulo blanco con la estrella en forma de cruz simboliza el ser vivo.
  • La zona de color naranja y violeta alrededor de la estrella en forma de cruz, que está enmarcada por las dos rayas blancas verticales, es su vida terrena actual.
  • Las figuras alargadas cuadrangulares de color naranja simbolizan las diversas vidas terrenas físicas del ser. Las partes blancas simbolizan sus vidas espirituales entre las vidas físicas. Todas estas figuras juntas indican el principio de la reencarnación del ser.
  • Los rayos de color naranja y blanco, que surgen del triángulo blanco o yo del ser indican la eterna conexión del yo con sus vidas físicas y sus respectivas vidas espirituales.
  • La zona amarilla indica el pasado del ser y la verde su futuro.
  • El sistema de semicírculos o arcos de color violeta en la parte superior del símbolo son los arcos de destino que el ser manda por medio de su modo de ser, y que regresan a su origen. Contienen los efectos del modo de actuar del ser para consigo mismo y para con su entorno y los otros seres. La cantidad y los distintos tamaños de los arcos de destino simboliza que el ser vivo forma constantemente parte de una gran cantidad de ciclos de destino, con efectos más o menos profundos, algunos de los cuales terminan rápidamente, otros algo más tarde en la misma vida y otros, finalmente, en vidas posteriores.


Véase también la descripción y explicación completa del símbolo 18, hecha por el propio Martinus, en La Imagen Eterna del Universo 2.