Stjernesymbol i menu


Símbolo 22
La eterna vinculación cósmica, orgánica entre Dios y el hijo de Dios – 2

Resumen de la explicación del símbolo 22 – La eterna vinculación cósmica, orgánica entre Dios y el hijo de Dios – 2


Este símbolo muestra la relación cósmica del ser vivo concreto con la divinidad. Martinus describe cómo en la zona espiritual hay un reino de seres, cuya evolución está acabada, que constituyen los órganos de conciencia primarios de la Divinidad. Estos seres sobrenaturales constituyen un liderazgo espiritual que estimula la redención del mundo. Dios escucha las oraciones de los seres vivos por medio de los seres de este liderazgo y, así mismo, a través de estos seres responde a estas oraciones.

Detalles centrales del símbolo:

  • La figura en forma de pirámide blanca y violeta simboliza la estructura orgánica de la relación cósmica entre cada ser concreto y la Divinidad.
  • El triángulo grande en la parte superior simboliza el yo de la Divinidad.
  • El triángulo del centro simboliza el yo del hijo de Dios. Las zonas coloreadas en conexión con él simbolizan el cuerpo físico del ser con el que experimenta el mundo físico.

Las dos rayas oscuras transversales dividen el símbolo en dos partes:

  • La parte superior constituye el mundo espiritual.
  • La parte inferior simboliza el hombre concreto inacabado rodeado del mundo físico formado por el reino mineral (color añil), reino vegetal (color rojo), reino animal (color naranja) y el futuro verdadero reino humano en estado físico (color amarillo).

  • En la parte inferior están simbolizados los hombres terrenos inacabados en la zona del reino animal, que va desde las figuras cortas, de color naranja, en forma de rayo hasta las figuras, de color amarillo, en forma de rayo.

    • Las dos figuras en forma de rayo más pequeñas simbolizan los estadios humanos primeros y muy primitivos, estadios que casi son más estadios simios que estadios humanos, y que ya no existen en la Tierra.
    • La siguiente figura en forma de rayo simboliza los estadios de nuestros hombres primitivos actuales, que también habrán desaparecido  muy pronto de la Tierra.
    • La penúltima figura en forma de rayo, antes de las figuras de color amarillo en forma de rayo, simboliza los hombres civilizados. Estos hombres son genios de la creación en materia física.
    • La figura con una mitad de color naranja y la otra de color amarillo simboliza seres con una destacada facultad humana. Son, naturalmente, vegetarianos, evitan preferentemente toda disputa y perdonan de buena gana a sus enemigos. Comienzan a percibir vagamente que tiene que haber un plan divino, una idea amorosa con la vida. También se dirigen a Dios y descubren el poder de la oración.

    Véase también la descripción y explicación completa del símbolo 22, hecha por el propio Martinus, en La Imagen Eterna del Universo 2.