Stjernesymbol i menu


Símbolo 35
El ciclo cósmico del principio de los polos

Resumen de la explicación del símbolo 35 – El ciclo cósmico del principio de los polos


El símbolo representa cómo por medio de la transformación de los polos del ser vivo se crea una interacción entre la luz y la oscuridad. Los seres de sexo masculino y de sexo femenino no siguen siendo de sexo masculino y femenino eternamente. En su principio más profundo cada ser es bipolar. A través de las épocas de unipolaridad el ser renueva  y reconstruye su conciencia cósmica en degeneración. Después vive en su estado originario como un ser bipolar en la zona espiritual y vive nuevamente su conciencia cósmica. Luego aparece de nuevo en un estado unipolar para renovar otra vez su conciencia, etc. Si era un ser masculino antes de la bipolaridad, se convierte tras la bipolaridad en un ser femenino. Y si era un ser femenino antes de la bipolaridad, se convierte tras la bipolaridad en un ser masculino. El ciclo de los polos del ser vivo abarca, de este modo, dos ciclos cósmicos de espiral.

Detalles centrales del símbolo:

  • La figura en forma de escalera en la parte inferior simboliza los reinos del ciclo de espiral.
  • Las figuras de la parte superior simbolizan la combinación alternante de oscuridad y luz.
  • Cada una de las dos anchas franjas horizontales tiene una figura amarilla y una verde, que simbolizan el polo femenino y el masculino respectivamente. Estas figuras muestran que los polos tiene la misma capacidad en todos los reinos de la espiral excepto en el reino animal.
  • El estado unipolar de los seres se muestra en las partes que simbolizan el reino animal. El reino animal está indicado la primera vez como una zona vertical entre dos líneas punteadas que van desde el peldaño inferior de color naranja  hasta la culminación de la oscuridad en la parte superior. El siguiente reino animal está indicado de manera análoga en el siguiente ciclo de espiral a la derecha del símbolo.

    • En la franja horizontal inferior a la izquierda se simboliza que en el primer reino animal el principio masculino tiene su zona de menor despliegue y que el principio femenino es el dominante. Esto significa que aquí los seres son seres de sexo femenino. Después los seres son bipolares a través de los reinos siguientes del ciclo de espiral hasta el siguiente reino animal a la derecha. Aquí el principio femenino tiene su estado de menor despliegue, y el principio masculino es el dominante. Los seres se han convertido así en seres de sexo masculino.
    • En la franja horizontal superior están simbolizados los seres que en el primer reino animal son seres de sexo masculino, y que se convierten en seres de sexo femenino en el reino animal del siguiente ciclo de espiral. La evolución continúa de este modo infinitamente.

  • La figura redonda en la zona del reino animal a la izquierda simboliza dos seres vivos en un acto de apareamiento. La zona amarilla simboliza un ser de sexo femenino y la verde un ser de sexo masculino. Las dos figuras formadas por las líneas cruzadas significan que los seres están enamorados el uno del otro y se encuentran en el acto de apareamiento, que es el desencadenamiento de la luz del espíritu de Dios en el dominio de la oscuridad.
  • La otra figura redonda con el aura azul, que se muestra en la zona encima del peldaño azul muestra un ser bipolar totalmente perfecto. Los dos polos son aquí absolutamente iguales. La vida se ha convertido en luz, bienaventuranza y alegría  culminante. El mínimo contacto con otro de los seres de esta zona se experimenta como un desencadenamiento de amor culminante para alegría no sólo de los seres en cuestión, sino también para todos los que los rodean.

Véase también la descripción y explicación completa del símbolo 35, hecha por el propio Martinus, en La Imagen Eterna del Universo 4.