Lee y busca en El Tercer Testamento
   Apdo.:  
(27-33) 
.  
(1-4) 
 
Búsqueda avanzada
Véase el símbolo nº 27 en nueva ventana Índice de La Imagen Eterna del Universo, volumen 3   

 

 
Símbolo n° 27
27.1  La transformación de la Tierra
Como ya sabemos por análisis precedentes, el globo terrestre está tan avanzado en su evolución que, considerado como individuo o ser vivo, se encuentra en el gran nacimiento. Su estadio evolutivo actual finaliza su manifestación como globo inacabado de hombres. La naturaleza de sus condiciones astronómicas exteriores ya no ofrece el riesgo de ninguna catástrofe. No hay perspectivas de que, de un modo u otro, choque con otro globo ni de que de otra manera se le imponga karma oscuro desde el espacio. Así pues, avanza hacia condiciones astronómicas más luminosas – dejando aparte el resto de karma oscuro que a la humanidad de la Tierra aún le queda por sufrir –, antes de convertirse en perfecto. El globo terrestre irá, de aquí en adelante, teniendo más vitalidad y siendo más agradable para la humanidad. Todas las especies animales inferiores, especialmente las fieras y otros animales carnívoros, están desapareciendo de él. Lo mismo sucede con las serpientes y los otros seres vivos venenosos y nocivos para una existencia humana superior. Las especies de insectos venenosas y fomentadoras de enfermedades también pertenecen a este grupo. La invasión del hombre hará desaparecer todas las junglas y selvas vírgenes a favor de una existencia humana superior. Todos los seres humanos más primitivos o menos desarrollados de la Tierra que existen hoy en día: los pigmeos, los bosquimanos y otros parecidos están evolucionando en dirección a la civilización y la cultura. Y así se irán paulatinamente poniendo al nivel del reino humano perfecto y, a su tiempo, se transformarán en ciudadanos de este reino junto con todos los otros seres humanos inacabados que pueblan la Tierra en la actualidad. Como ya hemos explicado detalladamente, el modo de ser animal de los seres humanos todavía muy inacabados, al igual que el del resto de la humanidad, será transformado, por medio del destino oscuro engendrado por su naturaleza inacabada, en el modo de ser humano. Y esta zona de transformación de la humanidad terrena inacabada es lo que hemos representado en el presente símbolo.


Comentarios pueden mandarse al Martinus-Institut.
Información de errores y faltas y problemas técnicos puede mandarse a webmaster.